viernes, febrero 16, 2007


a ver ciber lectores, quiero me den su opinión respecto a esto que escribí, dedicado a todos aquellos que de alguna manera alucinan con ciertos excesos y que da pena ver.


Alucinación

La noche te envuelve,
Te embriaga y te descontrola.
Te vuelve sombra, sin emoción,
No tienes rostro, te desconozco.

Y te vuelves un malandrín inconsciente,
Vacilante e inseguro al caminar,
Trastabillas sobre otros que te miran con extrañeza y pesar.

Alucinas, hablas incoherencias,
Bailas y no bailabas,
Tus manos aprietan, se pierden frías sobre el último trago de un festín,

Despiertas sobre una mañana fría,
No enfocas tu mirada, te abruma la luz intensa de un buen día y te acongoja el ruido incesante de una ciudad vacía.

Pero aquí estoy, esperando tu reacción camaleónica,
Que te alienta a seguir,
Porque hoy estás presente y alerta,

Tus manos se vuelven suaves,
Tu mirada tierna y tus palabras amenas e inteligentes,
Tu actitud correcta y parsimoniosa,
Me hacen olvidar, una noche de alucinación y exceso.

Me miras yo te miro, cómplices de nuestros propios pecados,
Que aprendemos a esconder apelando a nuestro amor obviamente castrado.

Hoy despiertas al amor, el inconsciente soberbio se entrega al consciente responsable y abres los ojos a un actuar sereno y sin culpas.
Desnudamos los pecados y los enfrentamos con lágrimas en los ojos,

Sabiendo que con ellos debemos vivir,
Pero amando con entrega y sin egoísmos.
Hasta que alguien te muestre el culpable del desenfreno.
Me miras yo te miro, Un adiós y un te quiero, nos hace viajar por el amor y el desconsuelo.

1 comentario:

Iñigo dijo...

Hola, genial tu pagina y me gusto tu poema si, sobre los excesos yo tengo un amigo y es verdad es asi como se comportan,es bastante claro el mensaje que das. Lindo tu país y el lugar donde vives.Felicitaciones