martes, abril 24, 2007

QUE PIENSAN NUESTROS NIÑOS DE NUESTRA SOCIEDAD

Aquí paso a contarles de un artículo que lei no recuerdo donde, pero que debemos los adultos tener presente al momento de pensar que queremos hacer de este país, y del mundo, nuestra responsabilidad es dejar un mundo libre de odios, no viciado, limpio en que los niños de hoy no hereden los odios ni rencores que portamos nosotros, enseñemosle aceptar nuestra historia, y a no cometer los mismos errores, a vivir sin discriminación, con valores cristianos, a amar al prójimo por el sólo hecho de ser Ser Humano y no por donde vive, ni por su religión, raza o color político, a conducirlos por el camino del amor, la tolerancia de los valores de familia, en que allí reside la base de toda formación, y en la medida que nuestra sociedad y en ellos las autoridades, reaccionen frente a esta realidad , en que no todas las familias tienen estos principios, buscar métodos para guiar a familias con problemas, a través de los colegios o en los mismos consultorios, con jornadas familiares y esto no quiere decir que son familia de escasos recursos los que tienen estos problemas, tambien dentro del ámbito de familias de estratos social alto, porque ahí tambien residen graves problemas. Sin duda que a veces son otros elementos ajenos que afectan la buena convivencia en las familias, que son el vivir en un entorno más acogedor con espacios de distracción sana, la falta de trabajo, de salud y educación igualitaria y de oportunidades en los jóvenes de los estratos más humildes de nuestra sociedad y eso genera frustraciones, rabias contenidas en estos jóvenes que se convierten en renegados y anarquistas, debemos preocuparnos como sociedad de estas frustraciones y conducirlos a buen puerto. Es lindo ver como hablan cuando son pequeños, en que todavía estan insertos en el seno materno, y ver que van cambiando a medida que se van dando cuenta de la realidad, por ello les invito a compartir lo que ellos piensan.
EL CHILE QUE SUEÑAN LOS NIÑOS
Con miras al Bicentenario de nuestra independencia nacional, consultamos a niños para que nos contaran del Chile en que ellos quieren vivir. Sueñan, entre otras cosas, con un país más unido y fraterno, sin odios por los sucesos del pasado, donde no se discrimine a nadie.
Valentina Castillo
Tamara Carreño
Patricio Catalán
Tienen entre 11 y 14 años y opinan como grandes. En siete años más formarán parte de nuestra población juvenil. Quieren estudiar en la universidad y ser profesionales, y formar sus propias familias. Sus mayores deseos son vivir en una ciudad con muchas áreas verde y más acogedora, con buena atención en la salud y educación gratuita. Sueñan con un país más unido, sin odios por los sucesos del pasado, donde no se discrimine. Alegan que hoy día la gente mayor es poco solidaria, “se acuerdan de los pobres cuando pasó algo malo”. Aseguran que los chilenos somos “muy discriminadores” y que no respetamos a los ancianos. Quieren un país donde la gente no sea “criticona”, pesimista ni rencorosa. Un país……SOLIDARIO. Francisca Catalán, 13 años, octavo año en el Liceo Alberto Hurtado, en la comuna de Quinta Normal, dice que “me da lata que los chilenos seamos solidarios sólo cuando pasan cosas malas, deberíamos serlo siempre”. Ella sueña con “un país que se ayuda y que crece con el esfuerzo de todos. Que se mira como igualdad y que no discrimine a nadie”.…AMABLE. Valentina Castillo, 12 años, sexto básico del Colegio Sagrados Corazones de la Alameda, quiere un país “donde la gente se trate bien, que sea amable, que pide las cosas por favor, que quiera a sus niños y los cuide; que no ofenda al decir las cosas, que se preocupe de las calles y por las personas necesitadas y pobres. Quiero vivir en un país –agrega- que tenga claros sus valores, que la gente sepa apreciar las cosas sencillas de la vida y que se esfuerza para alcanzar lo que quiere”.…SIN RENCORES Patricio Catalán, 13 años, séptimo básico del Liceo Alberto Hurtado, estima que los chilenos “somos un pueblo esforzado, que lucha por tener una vida mejor, a pesar de los pocos recursos. Creo que eso no lo cambiaría nunca”. Agrega que lo que menos le gusta es el sistema judicial. “Es lento, procesos que se deberían haber acabado hace mucho tiempo todavía están en los tribunales y eso le hace mucho daño a la gente”. ¿Te refieres a los juicios sobre violaciones de los Derechos Humanos? Sí, no conozco bien el tema, pero me gustaría que en Chile se hablara con honestidad, que avanzáramos en la unidad y en el perdón. Sobre el mismo tema, Tamara Carreño, 13 años, alumna de octavo básico del Liceo Alberto Hurtado, acota que Chile está muy retrasado, en todo sentido, sobre todo emocionalmente. “Por ejemplo, no creo que debamos celebrar algo que pasó hace 30 años. Estamos en otro siglo y la gente todavía está metida con las cosas que pasaron. Yo entiendo el dolor que muchas familias sienten, pero eso ya pasó y si queremos salir adelante como país, tenemos que dar un nuevo paso, hacia delante, dejar atrás algunas cosas. Es cierto que no van a olvidar ese dolor, pero por lo menos van a descansar el corazón. Si seguimos así vamos a seguir estando subdesarrollados en los recuerdos”. …CON EDUCACIÓN GRATUITA. Pasando a otro tema, Patricio Catalán cree que el país tiene mucho que avanzar en materia de salud y educación. “Mi sueño es vivir en un país sin grandes diferencias sociales y económicas, que no porque unos tienen mayores ingresos van a tener más asegurada su entrada a la universidad que otros que no tienen tanta plata, como yo. Yo quiero ser profesor, pero no creo que el camino sea tan fácil. Lo más probable es que tenga que esperar unos años, trabajar y juntar plata para ayudar un poco a mi familia y pagar mis estudios. Creo que es injusto”. …MÁS SEGURO. Para Amaia Redondo, 14 años, octavo año del Colegio de los Sagrados Corazones, lo más importante es la seguridad y la igualdad entre las personas. “No me gusta la inseguridad que se vive en las calles. No puedo salir porque me pueden asaltar o violar. No me gusta que me restrinjan mis libertades por culpa de otros. También me molesta que se cometan injusticias con los más pobres. Además de construir parques y carreteras deberían construir muchos más casas. Creo que esa es la primera necesidad en un país que quiere crecer”.…CON MÁS AMOR Y RESPETO. Amaia tiene más sueños: “Si se hace una ley de divorcio, también deberían hacer una ley que obligue a los novios a tener una trayectoria en sus sentimientos. Que ellos estén seguros que se quieren a pesar de todo y que quieren estar unidos para siempre. Me gustaría que se pensaran más las cosas antes de hacerlas, porque cuando uno hace cosas sin pensar no solo se perjudica asimismo, sino también a los hijos”.